¿Qué es la tecnología Web3 y Cómo funciona?

La palabra web3 ha cogido mucha popularidad durante el último año, lo que ha llevado a mucha gente a averiguar por primera vez este concepto. Es probable que muchos de vosotros aún no sepáis cómo funciona exactamente esta tecnología, así que aquí estamos nosotros para explicarlo y hacerlo, solo tenéis que consultarnos en nuestra agencia de diseño web 3.0 para más información.

Si quieres ver el contenido de una forma más dinámica y visual, te recomendamos ver el video que hemos grabado para nuestro canal de YouTube:

Primero vamos a hacer un pequeño recordatorio de los distintos tipos de web que han existido.

Primero tenemos la web 1.0, que básicamente eran webs completamente estáticas donde solamente se podía ver información, es decir, tú entrabas en la web pero no podías interactuar de ninguna manera con éstas, ya sea incluir un email, subir un PDF, una foto, o cualquier otra cosa.

Después vino la web 2.0, que son las webs que conocemos actualmente, ya sean redes sociales como Instagram, Twitter, Tik-tok, etc… Son webs que nos permiten interactuar con ellas, subir videos, imágenes, chatear con nuestros amigos, realizar videos en directo y un sinfín de cosas más. ¿Qué pasa con las web 2.0 y cuál es su principal problema? Los datos. Los datos que regalamos a las compañías que luego utilizan para bombardearnos a anuncios. Como algunos ya sabréis, redes sociales como Instagram, twitter, Tik-tok y demás no son gratis, pagamos indirectamente proporcionando nuestros datos.

Y por último, ha aparecido la tecnología web3 o web 3.0, la siguiente revolución de internet y lo que os vamos a explicar en este post.

¿Qué es la web3? 

La web3 es un nuevo tipo de servicio en internet construido utilizando la tecnología blockchain, es decir, que permanece de manera descentralizada usando registros que utilizan criptomonedas como por ejemplo Ethereum.

Si pudiéramos definir de manera simple que es la web3, podríamos definirla como una internet que es propiedad de los desarrolladores y usuarios y que está coordinada con tokens.

A día de hoy la web3 es algo que es bastante “pequeño” en comparación con las cosas que se pueden llevar a cabo en un futuro. La web3 puede adoptar todo tipo de formas, como redes sociales descentralizadas donde una organización centralizada no pueda tener acceso directo a tus datos, videojuegos play-to-earn que recompensen a los jugadores con tokens y criptomonedas, plataformas NFT que permitan a las personas comprar y vender arte digital, etc.

El crecimiento de esta tecnología ha sido exponencial durante el último año. Para que os hagáis una idea, en 2021 las empresas de capital de riesgo invirtieron más de 27.000 millones de dólares en proyectos relacionados con criptomonedas, NFT y otro tipo de cripto activos. 

Sin ir más lejos, Twitter e Instagram ya han comenzado a implementar pinceladas de esta tecnología, ya que como muchos sabréis han implementado una función que permite a sus usuarios mostrar sus NFTs. En twitter puedes poner tu NFT como foto de perfil y en Instagram algunos usuarios ya han podido subir sus propios NFT a su feed.

Beneficios de la tecnología Web3

Uno de los objetivos de la tecnología web3 es inclinar la balanza y otorgar más privilegios y poder a la comunidad, de manera que las grandes empresas y corporaciones no sean los únicos agentes que tienen el control absoluto de las plataformas en internet.

Otro beneficio que se puede aplicar a la tecnología (y que ya se está haciendo) es la capacidad de monetizar tus datos. Como hemos comentado antes, en la tecnología web2 estamos regalando nuestros datos, en cambio, con la tecnología web3 podremos monetizar nuestros propios datos, por ejemplo en forma de criptomonedas. Esto ya se está haciendo con el navegador de Brave, uno de los primeros navegadores web3, en el cual puedes activar la opción de compartir tus datos a cambio de recibir criptomonedas, en este caso la criptomoneda de la plataforma de Brave.

Otro aspecto positivo es que las plataformas web3 pueden ser gobernadas democráticamente de una manera en que las plataformas web2 no lo están. Gracias a los smart contracts se pueden programar órdenes de manera que la comunidad tenga algo de poder en la toma de decisiones en una página web.

También se podría llegar a lograr descentralizar los datos de una página web, es decir, que éstos estén en la blockchain y sean imposibles de tumbar y de hackear, lo que evitaría un montón de caídas. Aunque esto es algo más utópico y que puede ser más difícil de conseguir.

Aspectos negativos y algunas críticas que ha recibido esta tecnología

Como era de esperar y como todo en esta vida, la tecnología web3 no es todo color de rosas y tiene ciertos aspectos negativos y ha recibido algunas críticas de personalidades importantes.

Uno de los aspectos negativos de las actuales cadenas de bloques que existen es que son algo lentas en comparación con otro tipo de tecnologías y bases de datos de web2. Esto es algo a considerar, ya que uno de los grandes problemas de la red blockchain de Ethereum es que la red se colapsa considerablemente rápido y hace que los costes del gas-fee suban bastante. Es un aspecto que hay que trabajar bastante de cara al futuro de web3.

Otro aspecto negativo es la capacidad que tienen los cibercriminales de salir airosos de algunas estafas. Como véis, la descentralización también tiene algún que otro hándicap, ya que puede ser bastante difícil identificar a alguien que ha cometido un delito de manera cibernética en la blockchain. Esto debe trabajarse de manera que se pueda localizar a los hackers de manera eficaz.

Una de las principales críticas que ha recibido la web3 está alrededor del mundo del play-to-earn, ya que a algunos no les termina de convencer la idea de que tengas que pagar dentro del juego por obtener personajes más fuertes que otros. Esto ya es un tema más controvertido en el cuál cada uno tiene su opinión.

Es obvio que aún se tienen que buscar soluciones a ciertos aspectos de la tecnología, pero sin duda creemos que se logrará perfeccionar.

Compartir:

También te pueden interesar...